SOBRE PERIODISTAS CORRUPTOS, HAITIANOS ISLAMICOS Y EL ATRAPAPESISMO NACIONAL

DANIEL EFRAIN RAIMUNDO

 

SANTO DOMINGO DE GUZMÁN.- Hoy tengo que escribir, porque si no lo hago reviento como la fábula del sapo.

Sin lugar a dudas desde la época de Cachafú han existido periodistas corruptos. Para aquella época existían los mirlos blancos y los canillitas de las notas de prensa que corrían en una motocicleta a buscar la noticia y luego regresar a la redacción a escribir sus notas cargas de neologismos que todo el mundo esperaba. Desde Hyde Cuevas hasta Orlando Martínez eran comunistas declarados. El Nacional de Ahora era un grupo de conspiradores consuetudinarios –la verdad hay que decirla--, cueste lo que cueste. La Información, el Listín Diario, El Caribe, Ultima Hora eran más conservadores. Luego surgieron otros intentos más. El diario Hoy, imitando al Hoy cubano de la época republicana, El Siglo, La Noticia, El Sol de Santiago que también dejaban ver las garras ideológicas que tenían.

El sueldo de uno de esos héroes no llegaba ni a tres mil pesos oro dominicano. A los corresponsales en el país les pagaban a tres centavos por palabras publicadas no escritas. Algunos reporteros escribirán notas grandes para ver si le podían pagar un dinerito extra. Al final los redactores de mesa mutilaban el trabajo, para pagarle una miseria.  Estos corresponsales eran genios del artículo bien estructurado a nivel nacional. En la mayoría de los casos no se les permitía escribir un artículo de más de 400 palabras. Y el dinero lo recibían cuando a la administración les diera la gana pagarlos. En esa época se amaba el periodismo como un sacerdocio. El dinero era algo secundario. Ejemplos de esos héroes del periodismo escrito están Humberto Guzmán Canela, Abelardo Núñez y un sinnúmero de escritores –porque eso era lo que eran--, recibiendo pagos miserables cuando se jugaban la vida al buscar la noticia en esos lugares intrincados donde les era difícil penetrar por la represión gubernamental que existía.

 Para ese entonces ser periodista en sus diversas facetas era ser «comunista» y la mayoría eran reprimidos por aquel gobierno de turno. Ahí está el recuerdo indeleble de Radio Libertad en Santiago; de Radio Comercial en la capital. Radio Mil Informando. Hicieron historia con el periodismo radial.

El tiempo pasó. El gremio periodístico se hacía mucho más difícil para los que vivís con dignidad. Muchos obstaron por viajar a Cuba, a Perú y a involucrarse en movimientos terroristas para poder conseguir dinero para sus supuestos «estudios» de post-grado. Ellos lo que buscaban frijoles a como diera lugar. Fueron los primeros «bocineros» que llegaron al país vendiendo una ideología totalitaria castrista,  y eso que odiaban a Trujillo. La mayoría terminaron cobrando cheques en La Habana entre ellos terroristas metidos a periodistas. El cuartel General de ellos era el Nido de Grillos de la Universidad Autónoma de Santo Domingo. Y hoy aunque sigue mucho más controlada ahí están los grandes farsantes de la ideología de nuestros tiempos. Pandilleros con más de 20 años inscritos en la Universidad y el claustro directriz universitario no dice ni ji a sabiendas de lo que ellos andan sembrando.

El caso de Marino Zapete Corniel

Por ahí se oye a Marino Zapete Corniel con una sola voz «contra la corrupción» pero no se atreve a denunciar el narcotráfico que impera en el país a través de todos los puertos de la nación. No se atreve, porque es mejor para él abrazarse de una causa perdida y que lleva de una forma distorsionada respecto a los ciudadanos haitianos. Teme que los sicarios militares le corten el pescuezo. Marino se abrazó a esa bandera, porque sabe que el bloque de oposición en su mayoría pro fidelista no quiere una República soberana, sino una República pisoteada por la bota de la hoz y el martillo.

HUCHI LORA Y JUAN BOLIVAR

Ahí está Huchi, Juan Bolívar que son periodistas de vieja data, pero que a la largar sacaron sus uñas y ellos en verdad piensan que son el país. Por ahí andan otros que la agresión a billetazos les ha sido favorable y como escribió hace algún tiempo Juan José Ayuso: « Pagar o matar», el gobierno se empeñó en comprar a la mayoría de los periodistas de cajón, vocingleros, amaestrados y los hizo millonarios salvo algunas excepciones.  El glorioso Leonel Fernández fue el arquetipo de esa maniobra de sobornar periodistas que hoy son empresarios, pero que no son periodista aunque tienen un micrófono colgado de los testículos.

Nuria Piedra y Alicia Ortega  la mujer Maravilla

 ¿Y qué podemos decir de ciertos senadores que a hombres de 30 y 40 años les dieron pensiones vitalicias de 30 mil y 40 mil pesos para callarles la boca con anuencia del Presidente de la República? ¿Por qué no hacen una investigación de esos «retirados» que viven como Juan sin Pava sin dar un golpe ufanándose de que no hay mejor dictadura que esta? ¿Por qué Nuria Piedra o Alicia Ortega investigan al Hombre del Sombrero para que vean los pensionados que hay en Cotuy? ¿O también las agredieron a billetazos? Muchos de ellos  forman parte del Movimiento El Fui, porque son amadamados. ¡Genial la idea!

COLEGIO DOMINICANO DE PERIODISTAS

Un erario sin fondo

El oculto laberinto psicológico  que nos domina hoy en el país donde cada día se teje un millonario del gremio periodístico aunque sus oficinas centrales están quebradas por el buen uso de los fondos de esa organización, en los dias venideros nos sobrecogerá de amarguras y de llantos si esta caja podrida de serpientes y gusarapos estalla.

Conforme, por tanto, con esta ola que destruye al periodismo nacional, lo natural y lógico es que desde arriba, se inicie, sin demora, la tarea de cambiar, de actualizar la mentalidad de los servidores del periodismo privado y público con nueva savia que nutran la grandeza de lo que en una ocasión se llamó Cuarto poder.

Esa es la desviación que desde el pasado rompe el equilibrio que es indispensable a la unidad periodística. Pero hay otra aun más grave y peligrosa. La que amenaza incluir a estos grupos divididos y subdesarrollados en la estrategia gremial del comunismo arropado ahora entre grupos «progresistas» y el nuevo grupo de haitiano del Islam que se organizan en el país con la ayuda del sinvergüenza del Rev. Farrakhan y un grupo de haitianos adiestrados en Cuba. Por ahí podríamos conjurar el cáncer providencialista que nos consume por dentro y el peligro totalitario que nos acecha por fuera.

La idea de la unidad entera de la diversidad de medio de prensas como la de la Isla, de toda la Isla, no será un concepto romántico mas extraído del lenguaje convencional de los consabidos desusos de estos mequetrefes. Sino, por el contrario, un verdadero camino del caos en circunstancias quizá muy críticas para la libertad, para la cultura, y para el modo de nuestro entender la vida.

__

©Daniel Efrain Raimundo.

Santo Domingo de Guzmán, jueves, 30 de noviembre de 2017. Imposible entender mis hebras del corazón sin escuchar la música.

Daniel Efrain Raimundo

Comente este Artículo. Apreciamos su opinión

Sea el primero en comentar!

Nombre
avatar
wpDiscuz