LIBERTAD: CINCO AÑOS TENÍA YO…

«Los honrados son mi círculo, y otro los pícaros». José Martí

Cuando recuerdo aquellos gladiadores como Tony Cuesta, Adres Nazario Sargen, me trae a la memoria el calvario que ha vivido el pueblo cubano bajo la tiranía castrista que a palo y a tentetieso ha desgobernado nuestro país.

Cada vez que veo el cielo gris de este invierno triste, también recuerdo a Cecilio Vázquez, a Ramón Pérez Morales, a Ricardo Bofill, a María Elena Cruz Valera, a Armando Valladares, Oscar Elías Biscet, Frómita Caballero, Mario Chanes de Armas, Mario Rivadulla, Agustín Tamargo, Mario Llerena, Luis Conte Agüero, Luis Manuel Campillo, Máximo Caminero,  Lázaro Asensio, Ángel Miolán, Rubén Soto, Huber Matos, Eloy Gutiérrez Menoyo, Andrés Vargas Gómez, Laurentino Rodríguez, Martín Nicanor Añorga, Cecilio Arrastía, Manuel «El Gordo» Salvat, Luis Esteban Bernal,  Gustavo García, Luis Mario, Agustín Acosta, Levi Marrero, Juan Clark, René L. Díaz, Marcos Antonio Ramos y a otros tantos miles que han sufrido el calvario tormentoso de esa cruel turania.

Hoy sentado en las orillas del mar que con sus olas m hablan para todos ellos; los que se han quedado en el recodo del camino y a los que todavía  están sentados en la espera que desespera vuelan estas palabras libertarias para ellos que también son para nosotros y para Wadi Mansur, el Otto Sirgo dominicano que sabe darle a la tecla del verso y al hilo del pentagrama la verdadera entonación en aras que  la poesía sea una verdadera consagración.

LIBERTAD

Recuperar la patria que perdimos un día
es realidad tangible con imperiosa voz;
es arrancar del surco la simiente maldita
que quiso levantarse sin la mano de Dios.

La tierra luminosa que nos sirvió de cuna
yacente entre cadenas llora su esclavitud.
Un trapo rojo ofrende el azul de su cielo
y nueva Dolorosa, gime bajo su cruz.

Hay que romper el lazo ominoso. Ya es hora
pero no con palabras que en el viento se van.
A falta del machete que cayó en Punta Brava
que un solo pensamiento domine: ¡Libertad!

Y el poderoso grito de la conciencia ordene
desafiar el peligro sin temor ni doblez
y unidos como hermanos en el dolor presente
¡recuperar la patria como supremo bien!

CINCO AÑOS TENÍA YO

Cinco años tenía
Cinco años tenía
cuando el oprobio
a Cuba llegó con
un martillo y una oz
Cinco años tenía,
cuando todo aquello empezó
todavía hoy a mis sesenta y tres
sigo esperando yo.
Cinco años tenía
Cinco años tenía
Cinco años tenía yo.

__

Daniel Efraín Raimundo.

Naples, Florida, miércoles, 20 de diciembre de 2017. Imposible leer mis hebras sin escuchar la música.

Daniel Efrain Raimundo

Comente este Artículo. Apreciamos su opinión

Sea el primero en comentar!

Nombre
avatar