Vacío Moral

De todos los daños que la corrupción gubernamental y empresarial le está ocasionando a la nación dominicana, el peor es el moral. Teniendo en cuenta precedentes como Sun Land, la compra de los aviones Tucanos, el caso Odebrech y el tinglado que envuelve Punta Catalina (un peo que en su momento va explotar con el mal olor inherente), no se comparan, todos juntos con la corrupción que genera tener la frontera dominico-haitiana abierta y sin controles.

La corrupción fronteriza genera Contrabando, asesinatos, coimas, saqueos, evasión incontable de impuestos, venta de armas, extorción, gavillerismo, asociaciones de malhechores, trata de personas, secuestros, violaciones, mafias de parturientas, Mafias de viajes ilegales enquistadas en los dos lados de la isla, mafias de falsificaciones de cédulas en el mismo registro civil, contrabando de drogas, prostitución, incursiones de grupos armados, ausencia deliberada de vigilancia en la frontera y una larga lista de otros delitos.

Esta es una olla de grillos que en su momento, mas temprano que tarde, va a reventar y tiene tres protagonistas: Gobierno dominicano, élite corrupta haitiana, (clasificada por las Naciones Unidas como la mas corrupta del continente), y funcionarios de la ONU.

La indolencia mostrada por el gobierno dominicano, la élite corrupta haitiana y la ONU sacan a la luz un tridente con un poder casi ilimitado para hacer el MAL. Nada, en un siglo, puede compararse a lo que ésta “banda” han logrado hacer contra el pueblo dominicano. Las autoridades dominicanas se resisten a escuchar los llamados de su población, el presidente se resiste a llamar al terrorismo fronterizo por su nombre, y prefiere replegarse ante los llamado inmorales de los haitianos y la de la OEA con todo lo que ello implica: una marejada de haitianos sin papeles previamente desintegrados como seres humanos inducidos y obligados a cruzar con el único fin de crear un caos en la República Dominicana.

La nación dominicana se encamina, ante éste ataque inmoral a un colapso social sin precedentes, del que dificilmente podremos recuperarnos si no se toman AHORA las medidas necesarias para frenar éste mal.

Este caso deja en evidencia como ningún otro, el gran abismo que media entre nuestras autoridades y el pueblo dominicano que también inmoralmente, esta siendo manipulado mediáticamente para que solo perciba un aspecto del problema. La cuota no es del todo del gobierno, lo es también de grupos empresariales y empresarios que han perdido el norte.

Comente este Artículo. Apreciamos su opinión

Sea el primero en comentar!

Nombre
avatar
wpDiscuz