DESVENTAJA DE LA DEMOCRACIA

TODOS ELLOS VISTEN BIEN Y TIENEN CARA DE PENDEJOS

DANIEL EFRAÍN RAIMUNDO

SANTO DOMINGO DE GUZMÁN.- Los pueblo sin visión tienden a repetir su propia historia en la mayoría de los casos las peores. Todo ciudadano debe estar alerta sobre los nubarrones que presagian nubes dictatoriales. Por su misma naturaleza, la democracia se funda en la doctrina de la LIBERTAD. LIBERTAD es el status jurídico –legal si se quiere—que permite al hombre la expresión entera de sí mismo. Cuando esta idea se concreta y especifica, se llega a esas listas de garantías individuales que se conocen bajo la denominación general de «derechos».

La democracia es, pues, un estado de derecho en el cual la libertad no es precisamente el ejercicio arbitrario de los instintos o deseos sino un sistema de leyes y normas que asegure la convivencia de todos en igualdad de deberes y oportunidades. Basta para entenderlo, recordar aquello tan simple u claro de «mi libertad termina donde empieza la de mi prójimo».

El genio teórico de la democracia consiste en dos cosas: una, que los fueros de la conciencia pertenecen exclusivamente a la persona: cada quien puede escoger y sustentar el credo o filosofia de la vida que mas cuadre a su particular individualidad; otra, que el gobierno (porque el gobierno es siempre necesario)// sea un poder delegado producto del consenso popular debidamente expresado a través del voto secreto conforme a un código previo de vigencia legal.

Hasta aquí todo marcha bien. La democracia es sin duda el estado ideal capaz de no sólo permitir sino además propiciar y estimular el progreso y el bienestar de la sociedad humana sin violencias, sin sacudidas, y sin el expediente casi siempre cruento de las revoluciones.

Mas ¿qué ocurre? Sencillamente que en el primero de esos postulados esenciales, en el de la libertad de conciencia, está al mismo tiempo lo que puede considerarse como su talón de Aquiles. Porque si esa libertad de conciencia se toma en sentido literal, resulta que incluye no sólo toda la variedad de matices políticos que caben dentro de la filosofia democrática sino también el «derecho» a disentir y a producirse en contra de la propia democracia.

Este es el punto delgado por donde se rompe la cuerda, Ante los naturales e inevitables defectos que la dinámica democrática de una sociedad cualquiera presenta en su desarrollo (la democracia es en verdad el proceso educativo de la historia) surge por reflujo de reacción la idea antidemocrática. Al individuo incapaz de ver más allá de su circunstancia temporal inmediata le parece que no hay mejor modo de salir de los vicios de la corrupción o desajuste que normalmente afecta el sistema que un sofistico abandono de la libertad…

¡Necesitamos un Trujillo! ¡Que venga Cumbo Trujillo!... para entregarle como mansa paloma a la fuerza organizada del totalitarismo que ya hemos vivido tanto bajo la egida del tirano Trujillo, mejor conocido como Chapitas y el déspota Fidel Castro, mejor conocido como La Rata de Cojímar. En eso dos polos opuestos esta esa encrucijada. Cumbo Trujillo aglomera al Trujillismo sin Trujillo y Claudito los Ordaz asesinas que siempre han tenido pesadillas de que un régimen como el de la Rata de Cojímar gobierne para cortar cabezas. Esos elementos no tienen ideologías fijas. Todos los dominicanos lo asocian con la 40, con Johnny Abbes García, La Gillette, Fausto Caamaño, Francisco Caamaño, etc. Cumbo Trujillo engañando a la población diciendo que tiene partido político sin tenerlo y Claudito no dice ni esta boca es mía para definir su idolología política, porque de demagogos como al espinazo del bacalao todo el mundo los conoce.

Y una vez que ese sofisma penetra en la mentalidad infantita y plástica de las masas invertebradas, la democracia entra en eclipse. Asi nacen y se presentan en respectiva secuencia histórica, de acuerdo con su especial escenario, los Claudismos, los Cumbismos, Manchismos Negros y Verdes y los demagogos detrás de ellas recibiendo agresiones a billetazos. Eso es lo que les gusta a esos sacrificados de la patria que en su mayoría son dirigentes de aire acondicionados en Estdos Unidos de América, pero que viven como sanguijuelas y pez pega recibiendo prebendas, porque no saben vivir con decoro. Como decía aquel ilustre mocano llamado Javier González: «Estos lo que son es atrapapesos.»

¿En qué cabeza cabe que se conceda libertad para atacar y minar en su propia casa a la misma Libertad? ¿Conoce usted a los hijos de los Pinchos cubanos que viven en la Florida desafiando la democracia y aunque sabiendo de la prohibición de los negocios con la Isla esclava siguen realizando sus fechorías?

Respecto a estos totalitarismos ascendentes, es culpable a sabiendas, o imperdonablemente ingenua, la actitud de quienes, en presencia de estas realidades, pretenden lavarse las manos con un inocente «Yo no soy anti-nada». Cuando los valores esenciales de la dignidad humana están en peligro, esa hipócrita neutralidad resulta inadmisible. Tengo varios conocidos que el dinero los corroe y la ambición los desdibuja.

O el mundo democrático se ajusta el cinturón y pone en práctica una estrategia de reciprocidad con relación al absolutismo totalitario, es decir, la ilegaliza y proscribe totalmente de la misma manera que en su ámbito se proscribe la libertad, o que se resigne a bien morir del mundo democrático. No otra puede ser la consecuencia de mantener la tamaña desventaja.

¡Cuidado con Cumbo Trujillo que es un pichon de tirano! Es un Perillán.

¡Cuidado con el otro pichon de animal selvático a lo Castro llamado Claudito! Es un pícaro.

___
©Daniel Efrain Raimundo.
Santo Domingo de Guzmán, domingo, 28 de enero de 2018.

Daniel Efrain Raimundo

La democracia es, pues, un estado de derecho en el cual la libertad no es precisamente el ejercicio arbitrario de los instintos o deseos sino un sistema de leyes y normas que asegure la convivencia de todos en igualdad de deberes y oportunidades

Tambien te puede interesar

Comente este Artículo. Apreciamos su opinión

Sea el primero en comentar!

avatar
  Subscribe  
Nombre
A %d blogueros les gusta esto: